Aunque he nacido más temprano de lo esperado, yo puedo comunicarme contigo...


En el mes de Noviembre damos iniciamos la conmemoración del Día Mundial de la Prematuridad, para este año miles de organizaciones en el mundo nos unimos con el lema:

Trabajando juntos: asociándose con las familias en el cuidado de los recién nacidos pequeños y enfermos

Y por tal motivo he querido retomar este post, pues creo que los padres de familia tienen mucho que aportar en UCIN si les enseñamos cómo.

Para mamá y mi papá mientras estoy en UCIN y cuando llego a casa:

Aunque todavía soy pequeñito y frágil , ya sea que me encuentre en UCIN o recién llegado a casa, yo puedo decirte cómo me siento  y también puedo decirte si necesito de tu ayuda para estar cómodo, si me observas con atención pronto entenderás mis señales, atendiendo mis necesidades me puedes ayudar a ahorrar la energía que necesito para crecer pronto. Cuando te hablo, lo hago a través de mi cuerpo, mi carita, mis manitas y mis pies me ayudan a decirte lo que siento, ya verás que muy pronto serás tú quien me conozca mejor que nadie.

Tú sabrás que me siento cómodo cuando:
  • Tengo mis manitas cerca de mi carita o de mi boca, esto me ayuda a relajarme y en ocasiones hasta puedo chupar un dedito si lo necesito.
  • Estoy acurrucado, mis bracitos y mis piernitas están flexionados y cerca de mi cuerpo.
  • Mis piecitos están cercanos a una superficie en la que los puedo recargar, como una cobijita o un rollito que me hizo mi enfermera y que parece un nidito, como cuando estaba dentro de tu pancita.
  • Mi cara está relajada, en ocasiones hasta puedo sonreír.
  • Estoy tranquilo y puedo mirarte a los ojos aunque sea por poquito tiempo, lo disfruto mucho pero me canso rápido.           

Sin embargo hay ocasiones en las que necesito de tu ayuda tú podrás notarlo cuando veas:
  • Que arqueo mi espalda.
  • Que tengo “sobresaltos” lo que hace que estire mis brazos y mis piernas.
  • Estiro mis dedos de las manos y de los pies.
  • Que lloro aunque sea quedito, pues todavía no tengo mucha energía para llorar muy fuerte.
  • Que estoy haciendo gestos o tengo el ceño fruncido.
  • Que bostezo o me da hipo especialmente si esto ocurre durante algún tratamiento o durante mis cuidados.
  • A veces me cuesta trabajo mirarte y tengo que ver hacia otro lado, tu mirada me encanta pero cuando me siento cansado necesito un poco de tiempo para recuperarme. En otras ocasiones la luz me molesta y necesito cubrir mis ojos, es posible que la piel de mis párpados sea aún delgada y no me protege del todo.

Algunas cosas que puedes hacer para ayudarme...


Apenas estoy adaptándome a vivir en este ambiente, los sonidos fuertes, la luz y los olores me abruman fácilmente:
  • Habla en voz bajita cuando estés cerca de mi incubadora o cuna.
  • Si hay una luz directa en mis ojitos ayúdame a cubrirlos. 

Es muy importante que pueda descansar pues eso ayuda a mi cerebro a crecer:
    • Asegúrate que estoy acurrucado cómodamente en mi nidito, necesito tener límites en mi cuerpo para sentirme seguro.
    • Cuando bostezo o tengo hipo observa el ambiente, seguramente hay algo que me está haciendo sentir cansado: un ruido tal vez, o una luz, tal vez me cambiaron mi pañal, ayúdame a acurrucarme nuevamente, dame un momento y veras como pronto me siento mejor.

    Cuando los doctores y las enfermeras hacen procedimientos que me duelen o me molestan, es más fácil para mí si tú estás a mi lado y me apoyas, en ocasiones no es posible que te quedes conmigo pero no perdemos nada preguntándoles si te dejan estar. Puedes probar algunas de las siguientes estrategias y ver cuál es la que más me ayuda durante estas intervenciones que me estresan:
      • Avísame que algo va a suceder, aunque no lo creas si te entiendo y esto me da oportunidad de prepararme. Esto lo puedes hacer simplemente descansando tus manos sobre mi cuerpo y hablando suavemente conmigo.
      • Protege mis ojos de la luz directa haciéndome sombra con tu mano.
      • Dame tu dedo para que lo agarre.
      • Dame un chupón o ayúdame a llevar mi dedo a la boca. 
      • Sostén mi cabecita o mis pies entre tus manos.
      • Dime que todo va a estar bien, tu voz me consuela tanto.


      ¡Al igual que todos los bebés, no hay nada que me haga sentir mejor que tener a mamá y a papá a mi lado! Aunque no hagas otra cosa que observarme al principio, tu presencia me consuela y me ayuda a ser fuerte.

      Escrito por: 
      Rosy Mendizabal, PhD
      Presidenta de Nacer Temprano... VIVIR EN GRANDE




       

      3 comentarios:

      1. Rosy me encanto!!! Que acertado y útil!!! De verdad ojalá lo hubiera visto hace 6 años, pero ahora puedo compartirlo con mis mamas y ayudarlas a entender a sus milagritos!!! Un abrazote!!!

        ResponderEliminar
      2. Querida Lili,
        Gracias por tu comentario y por ayudarnos a difundir esta informacion, los padres necesitan saber que ellos son las personas mas indicadas para acompanar al bebe hospitalizado!
        Un fuerte abrazo,
        Rosy

        ResponderEliminar
      3. Me gusto mucho lo q escribiste ! Gracias a dios mi bb tenia unas enfermeras divinas q hasta me hacian entrar fuera d hora para q este un rstito mas con mi bb asi no lloraba tanto ..hoy gracias a ellas esta super bien lindos consejos para las mamas q deben pasar por esto ..a veces nos da miedo lastimarlos o no sabemos como actuar con un bebe tan chiquitito y eso nos paraliza pero si hay un equipo d enfermeras d buen corazon al lado d el eso tb nos ayuda a las mamas a saber q es lo bueno para elllos sacarnos los miedos y permitirnos estar mas cerca de nuestros bbs besos

        ResponderEliminar